martes, septiembre 07, 2004

Un rey particular

No-Noticias



El Rey de Suazilandia, Mswati III, se casa con su decimotercera esposa, a quien le prometio construir un palacio para que viva allí.
Como lo establece el dicho "De tal palo, tal astilla", Mswati III sigue la tradición que heredó de su padre, célebre por haber tenido 60 esposas (a las cuales mantenía con fondos públicos).
La futura mujer del Rey Mswati III, al igual que todas sus esposas, participó en la 'Danza de los Juncos', donde jóvenes vírgenes bailan con los senos al aire ante el rey para que elija entre ellas a su prometida.
Mswati III ha sido presionado por el FMI para que disminuya las cifras de gastos de su país, que esta sumido en la pobreza extrema y una emergencia sanitaria causada por los altos índices de infectados de HIV en el reino.
Este rey tan particular ha tomado medidas poco ortodoxas para palear los males que aquejan su país como por ejemplo: prohibir que las jóvenes mantengan relaciones sexuales durante 5 años; prohibir que -tambien ellas- usen pantalones y le den la mano a los hombres. De esta manera poco usual pretende bajar los índices de sida de Suazilandia.

La Nota

El Rey que prohibió las relaciones sexuales

1 comentario:

Zoni dijo...

ja... la prohibición funciona?
funciona en *nuestros* países?

Que bonito chiste...