martes, agosto 31, 2010

Diego Bonadeo, el periodista indeseable



Entrevistar a Diego Bonadeo no es fácil. Más cuando uno llega retrasado -muy retrasado- al lugar de encuentro. "Sr. Bonadeo, disculpe la tardanza", lo encaré cuando abría el portón de su casa de La Lucila. "¡Y si no te perdono nada, pibe!", fue la respuesta que recibí del periodista, cuya fama de cabrón no es infundada. No es sencillo tampoco parársele en frente porque una suerte de institución en la profesión: con más 40 años de trayectoria, fue creador del mítico "Sport80", un programa deportivo de radio que marcó un hito en la radiofonía argentina y participó del fugaz pero siempre bien recordado "Fútbol prohibido" (que tras tres emisiones fue levantado del aire por presiones -vamos a decir- monopólicas). Pero la dificultad de tener en frente es que uno nunca sabe qué puede decir, contra quien se va a tirar y cuando se la va a agarrar con uno. Más allá de eso, creo que salió bien. No sé. Ustedes dirán. A continuación, "Diego Bonadeo, el periodista indeseable".
Diego Bonadeo, el Periodista Indeseable

Las tres partes de la entrevista

Primera parte: "6,7,8 es repugnante"

Segunda parte: "Víctor Hugo Morales es un farsante"

Tercera parte: "Florencia Peña descubrió los Derechos Humanos el año pasado"

Adio!

lunes, agosto 30, 2010

Acto radical, catering peronista nac&pop


Adio!

viernes, agosto 27, 2010

Papel Prensa: la justificación periodística de una violación

En un extenso editorial de Roberto Caballero, director del diario Tiempo Argentino, hoy se explica el por qué de una violación. Suena descarnado pero así es: una violación con argumento. Isidoro Graiver dio un testimonio al diario del Grupo Szpolski relatando sus peripecias en la eventa de acciones de Papel Prensa. Lo hizo bajo la estricta reserva del off the record. Por nada del mundo debía violarse la confidencialidad de su identidad. Pero eso ocurrió. Por qué. Por que el "interes público" y la "verdad" puede más, señala Caballero. Se lo violó porque mintió. Algo hizo, se aclara.
"El testimonio de Isidoro Graiver ante Tiempo, que venía a corroborar lo que ya teníamos por vía de la recolección documental, fue mucho más profundo y rico de lo que se cree. En todo momento, Isidoro nos pidió que no se le atribuyera ninguno de sus aportes, y aunque se burló de nuestro idealismo, se mostró varias y repetidas veces sorprendido por el rigor profesional con el que actuábamos. Él no quería aparecer publicado. Argumentó que había sufrido mucho y que quería evitarles a sus hijos mayores problemas. Ese es el motivo por el cual nosotros no hicimos público ese encuentro en aquel momento. Entendimos que su cooperación a la verdad histórica excedía largamente el impacto de una nota menor, que podía darnos alguna venta coyuntural más de ejemplares, y nada más. Respetamos nuestra palabra, porque nuestra palabra es más importante que una primicia.

Misteriosamente, un día Isidoro nos dejó de atender el teléfono y le perdimos el rastro. Volvimos a tener noticias de él, el miércoles 25 cuando Clarín y La Nación, de manera coordinada y antiperiodística, en el solo afán de desacreditar el informe oficial de Papel Prensa, reprodujeron una versión distinta de la que Isidoro nos había dado, en concurso con el propio Isidoro Graiver. Cuando cotejamos las fechas aludidas por estos diarios, observamos que Isidoro se habría prestado a su juego en julio, es decir, mucho antes de que Cristina Kirchner presentara en sociedad el informe Papel Prensa - La verdad. En realidad, Clarín usó a una parte de la familia Graiver para responder en algún momento a la investigación de Tiempo Argentino, la del 6 de junio. Luego decidió que el impacto mayor lo obtendría publicándolo el día después de que desde la Casa Rosada se dejara en evidencia el affaire por cadena nacional.

Desde el momento en que Isidoro rompió su pacto de confidencialidad con los periodistas de Tiempo Argentino, y pasó a formar parte del entramado falaz de los dos diarios que deben responder ante la justicia por sus acciones del pasado, nosotros nos sentimos liberados de mantener en secreto los detalles del encuentro del 11 de junio.

Corresponde aclarar, para quienes no son periodistas, que la deontología profesional excluye del derecho de preservación de la fuente, que en la Argentina tiene rango constitucional, precisamente a aquellas fuentes informativas que falten a su deber de decir cosas ciertas y contribuyan a instalar o propagandizar una mentira. Una vez que esa fuente se desdice o falsea lo que declaró durante el pacto de confidencialidad, el periodista está obligado a revelar la verdad de los hechos, porque si no se convierte de modo automático en cómplice de una mentira, lesionando un derecho social del que somos custodios por profesión. Por eso, tenemos fueros e indemnizaciones especiales, como los docentes. La sociedad espera, en todo momento, que los periodistas digan la verdad. Y nos ayuda con normativa específica para que cumplamos ese rol. Y ningún otro". (Ver "De interes público)
¿No pudo Isidoro Graiver haber jugado a dos puntas? Que si tal vez dio ese testimonio a Tiempo Argentino y adelantó a Clarín y La Nación otra versión, bajo firma de escribano público para que sea publicada luego del informa "Papel Prensa, la verdad". Detrás hay, evidentemente, guita, mucha guita. No sólo por los millones que vale la papelera, sino también por lo que se dice habría recibido Isidoro de los medios que lo apañaron y apañan ahora. No hay contradicciones en los hermanos Papaleo también. La historia de Papel Prensa es la historia de Argentina, escuché decir el otro día. Es cierto. Es una historia de millones, mentiras y violaciones de todo tipo. Tan graves como violaciones a los derechos humanos, violaciones carnales seguidas de tortura y violaciones al off the record en post de "nuestra verdad". También hay sadismo, desmesura de uno y otro lado, obscenidades periodísticas en las cadenas nacionales y opositoras. Sino cómo se entiende este video (ver abajo) y todas las solicitadas y títulos de Clarín, Nación y que escupen el Parlamento K y antiK.





Links

Las razones de Tiempo (Blog de Contenidos)

Imperdonable (Blog de Lucho Dolber)

Adio!

martes, agosto 24, 2010

"Firmenich": cómo atrapar al lector en la primera página

¿Puede un libro atrapar al lector desde la primera página? ¿Es posible que en pocas líneas se pueda cautivar la atención? En "Firmenich. La historia jamás contada del jefe montonero", los periodistas Felipe Celesia y Pablo Waisberg lo consiguen desde la primera línea. "El líder de Montoneros Mario Eduardo Firmenich carga la impronta de un hombre maldito", escriben. Imposible no sentirse obligado a leer este libro, tras repasar sus primeros párrafos:
Firmenich

Adio!

viernes, agosto 20, 2010

Dos razones por las que Nokia contrató a Larissa Riquelme

La empresa finlandesa tuvo dos buenas y grandes razones para contratar a la modelo paraguaya: Fama y viralidad. La modelo casi ignota antes del Mundial Sudáfrica 2010 logró fama mundial apenas con obviar los bolsillo y guardar un celular en su escote. Ni siquiera tuvo que ir a Johannesburgo, le bastó con quedarse en Asunción. La viralidad llegó de la mano de las redes sociales, Google y el efecto contagio que la convirtieron, junto al Pulpo Paul, en protagonista de la Copa del Mundo. Dos razones más que contundentes para que sea la cara de Nokia. Además de eso, los directivos consideraron otras dos razones que pueden verse en este video a continuación:



Adio!

jueves, agosto 19, 2010

Hadad, Klipphan y el escándalo del Remediogate

¿Qué haría usted, periodista, si en medio de una investigación descubre que su jefe está mencionado en la causa y esa mención parece comprometerlo? Esa fue la pregunta que se le disparó a Andrés Klipphan mientras investigaba el expediente de la causa de la mafia de los medicamentos que el Juez Federal le había facilitido. De repente, en una de las conversaciones transcripta apareció "Hadad". Hablando mal y pronto, al periodista se le llenó el culo de preguntas, pero tomó una decisión: investigar, publicar y comunicar. Se propuso llegar al meollo de la cuestión, hacer público lo que encontrara y, nobleza obliga, avisarle a su jefe que salía nombrado en la causa. Hubo una cuarta decisión al respecto: contarlo todo. Es decir, narrar en el libro toda esa situación incómoda, pero atrapante, que le tocó vivir al escribir "Remedios que matan" (Ed. Aguilar).

"El escándalo", en Remedios que matan de Andrés Klipphan

Adio!

miércoles, agosto 18, 2010

La obsesión de Aníbal Fernández

Esta claro que para el Gobierno, la oposición es una sola: Clarín. El multimedios se ha convertido desde hace ya dos años en el principal blanco de ataque de todo el gabinete, incluyendo a la Presidenta. Ahora, gracias a la constelación de medios estatales y paraestatales que pregonan una apología al oficialismo, esa embestida se materializó en un nombre: Héctor Magnetto. Si bien las denuncias por el tema Papel Prensa son serias, el CEO de Clarín parece ser -para el kirchnerismo- la suma de todos los males, pero incluso motor de hasta las cosas más mínimas como que un tipo silbe al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en Yapeyú, Corrientes, durante un homenaje a San Martín. La obsesión del quilmeño es Clarín y lo demuestra siendo el lector más riguroso de todo lo que se publica. Acá la prueba de ello en lo que le dijo a Charly Fernández en FM Millenium.



"Claro y sencillo, con Charly Fernández"
Duración 3:29 min.
Radio Millenium fm 106.7


Adio!

jueves, agosto 12, 2010

Música de chicos, no apta para Disney Channel

Esto escucha mi cuñadita, yo no lo puedo creer. Mezcla puteadas, cumbia, dibujitos animados, rap, estilo ganster y barrios marginales.

La fabela



Y estos, que son de Fuerte Apache, les responden con la misma fórmula y hasta meten partes del tema anterior.



Adio!

martes, agosto 10, 2010

La compulsión a la repetición informativa


Un fénomeno recorre hoy los medios de comunicación, sobre todo la televisión: la compulsión a la repetición informativa. Las salideras bancarias son hoy la materia de esa praxis periodística. Para empezar a analizar la cuestión, cabe hacerse una pregunta: ¿sería una noticia de "Ultimo momento" una salidera sin heridos en Caballito después del drama que le tocó vivir a esa pobre mujer embarazada cuyo bebé murió tras un asalto? La respuesta es simple: no.

Amparándose en planillas de rating -quizás- o el imperativo de la noticia deseada -tal vez-, canales de noticias 24 hs, como TN y C5N, se empeñan en igualar casos. Hacen que todos los robos en puertas de bancos sean "terribles" salideras. Informan, pero a la vez asustan. Sus flashes erizan la piel de los pobres jubilados que tienen que ir a cobrar a un banco, por poner un ejemplo. Si bien en el efecto de un medio nunca es absoluto, la compulsión a la repetición hace que no se hable de otro tema y erige un clima -guste o no- de cierta paranoia para quien recibe (y se informa con) la noticia.

La salida de Caballito fue eso. Un flash de alerta, música de shock, un cartel que dice último momento, la carnada irresistible para el espectador, y después nada: información que se desarrolla en vivo, que se presenta como lo mismo, inseguridad, borrando los matices. Y yo no digo que esto lo hagan con una intencionalidad política, eso sería ver sólo la figura y no el fondo; es algo más profundo, que hace a las formas de producción y circulación de la información, en el plano inconsciente.

Cuando Freud definía la "compulsión a la repetición" trataba de encontrar el por qué ciertas experiencias displacenteras y dolorosas para un sujeto siempre volvían a aparecer. Dice el diccionario de psicoanálisis Laplanche que "este es un proceso de origen inconsciente, en virtud del cual el sujeto se sitúa activamente en situaciones penosas, repitiendo así experiencias antiguas, sin recordar el prototipo de ellas, con la impresión muy viva de que se trata de algo plenamente motivado en lo actual". La repetición aparece como un mecanismo de realización de lo reprimido, se genera placer, goce, en el acto de repetición más allá de que conscientemente sea lo contrario. Así, el periodismo opera en ese doble terreno.

Los medios por un lado informan sobre la inseguridad y al mismo tiempo generan miedo, pánico, y demás. No es algo nuevo, sino que data de años, del viejo sensacionalismo inglés. La tragedia se repite hasta el hartazgo: no son todas iguales, pero parecen. Estan compelidos a repetirlas. Sus multiplicación en las pantallas molesta, incomoda, choca, pero en el espectador al mismo tiempo genera un mórbido placer, y en los periodistas también. Ayer fueron las salideras, hoy son los derrumbes de edificios y mañana serán de nuevo las salideras, los secuestros, las coimas, etc., etc., etc. Es un proceso consciente, inconsciente, informativo y desinformativo.

Adio!

sábado, agosto 07, 2010

"Los agujeros negros del planeta" y de El País

"Los agujeros negros del planeta" es una especial multimedia que lanzó el domingo pasado el diario El País del España. La investigación periodística muestra las situaciones extremas que se viven en Bangladesh, la Franja de Gaza, Haití y la República Centroafricana. La idea es única, periodísticamente es un gran trabajo, pero a nivel multimedia, deja mucho que desear: no hay galería de imágenes, salvo algunas fotos -muy buenas por cierto- en textos larguísimos, que encima no pueden agrandarse; y los videos son sólo imágenes, música y un poco de color.

Si se va a poner toda la carne al asador, haciendo viajar equipos por todo el mundo, alcanza con unos videos simplones que sólo contextualicen el texto, y no agreguen más. Cada formato tiene su lenguaje, lo multimedia da la posibilidad de combinarlos. Lamentablemente "Los agujeros negros del planeta" es increíble, pero a nivel digital no es más que un simple informe: le falta presencia del periodista, más video, más testimonios, más explicaciones, etc. Será cuestión de debate.

Adio!

viernes, agosto 06, 2010

lunes, agosto 02, 2010

El periodista indeseable en el diario 'Bild'


"En la redacción reina un clima de intimidación y miedo. El ambiente es totalmente glacial, hecho de presiones y de coacciones. Los colegas parecen hablar entre si animadamente, y, sun embargo, tienes la impresión de que si das un mal paso recibirás un puñetazo en la mandíbula o alguien te pondrá la zancadilla.

En este clima no se vida, se limita uno a funcionar. Como un robot. Te ponen en marcha de acuerdo a la dirección decidida de una vez por todas en un cerebro electrónico.

Ya no puedes prácticamente participar, pues incesantemente te solicitan los datos que almacenas para verificarlos. Estás programado, y Schwindmann posee el código, y su propio código es conocido por Prinz. Y el código de este último está en manos de Springer, que planea por alguna parte, encima de las nubes, y muestra de vez en cuando con el dedo índice la dirección a seguir.

Tú ya no participas, los seres humanos auténticos te resultan indiferentes, y te fabricas otros nuevos calcados de la imagen (en alemán: Bild) ideal ofrecida por Springer. Tú te empeñas en ofrecer unos cuidados intensivos, en mantener vivos los sueños de las masas. Los sueños malos, las pesadillas, irreales, desmovilizadoras.

Los mercaderes de sueños, los redactores, acaban por creerse ellos mismos sus propias historias. Suele suceder que todavía siguen cautivados por sus artículos cuando los leen el día siguiente en el diario, al fin impresos. Sólo toman conciencia de su propia existencia a partir del momento en que algo está escrito, en letras de molde, en el papel. Yo estoy en el diario, luego existo. Hasta yo me he vuelto así (...)

Cuando me envían fuera para una cita en la calle, tengo la impresión de ser un tipo que sale de la cárcel. Al principio, yo creía que acabaría con Bild; ahora, cada vez más, temo que sea Bild quien acabe conmigo."

*Extracto de "Sobre el arte de los grandes titulares. Wallraff, alías Hans Esser, periodista en Bild" en El periodista indeseable, de Günter Wallraff, Editorial Anagrama, 1979. Gracias JP Mansilla.

Adio!