viernes, junio 08, 2007

Maria Marta y Norita

Si bien es una frase muy gastada la que dice que "la realidad supera muchas veces a la ficción", los asesinatos de María Marta García Belsunce y Nora Dalmasso corroboran la afirmación con creces.
Cuando se pensaba que los vericuetos de la trama del crimen de María Marta eran increiblemente intrincados, con la gran confusión del "pituto" que era una bala, el caso del asesinato de Río Cuarto y las líneas de investigación que siguen los expertos, dan vuelta y media cualquier extremo que la imaginación pueda alcanzar.
A María Marta nadie sabe porque se la asesinó, si se barajan muchas posibilidades que van desde un simple accidente casero (algo ya descartado por los jueces debido al gran número de pruebas, principalmente los cinco tiros que tenia el cavader de Belsunce), pasando por la bronca de un vecino malvado y amenzante como Pachelo o de una novia lesbiana despechada, hasta el encubrimiento de la familia por una presunta vinculación a un cártel de droga colombiano. Como verán, las hipótesis más disparatadas suelen ser verosímiles en los casos policiales de alta sociedad en nuestro país.
Pero es no es nada con la trama del desceso de Nora Dalmaso, una coqueta mujer que -según dicen- frecuenta varias eventos sociales y varios amantes también, que apareció en la cama de su hija desnuda y ahoracada con el cinto de una bata de toalla. Primero se hablo de un juego sexual que salió mal, luego se acusó a un pobre albañil (que se conoció despúes como "el perejil") de haber matado a la esposa del Señor Macarron, pero las versiones que se barajan en las últimas horas hablan de una relación incestuosa con su hijo, quien habría asesinado a su madre porque ella lo encontro con su novio; al mismo tiempo Norita se enteraba que su hijo era homosexual, marcan los rumores.
El morbo es, muchas veces, motor de fabulación en las historias policiales; nunca mejor que en estos casos que siguen siendo misterios sin resolver. Sexo, encubrimiento familiar y muerte, tres elementos reales en ambos casos que, sin dudas, supera lo que cualquiera pudieses imaginar. ¿Cuales serán las próximas conjeturas en estas novelas de intriga?

Pd: Enrique Sdrech se te extrala en la Tele!

Adio!

1 comentario:

Daniel O. Requelme dijo...

CASO MACARRÓN

Un periodista apellidado Mendez interroga a una psicóloga de esta manera:
Si Facundo Macarrón fuera inocente?...

Un tal “Gelblung” considera el ruido de su plastificada dentadura al aire por Radio 10 un elemento seductor y afirma:
Facundo Macarrón tiene 50% de culpable… ¡Trampas!

En la Republica Argentina todo sujeto de derecho es inocente (I.N.O.C.E.N.T.E.) hasta que se pruebe lo contrario.

Una valiente víctima organizó las voces sin micrófono por este medio y se acabó con el tema “Sagen”.

Los integrantes de este medio somos voces que estamos anoticiando a los comunicadores sociales por el simple gusto de tender a mejorar nuestra calidad de vida. Repitamos: Facundo Macarrón y el ahora famoso pintor Zarate son inocentes hasta que se pruebe lo contrario!

Escuchamos a la Abuela del caso Macarrón. Su dolor por la hija supuestamente asesinada. El posterior ultraje sufrido con la historia de la victima y ahora todo este alboroto contra su nieto.
Dicho en puro sentimiento ¡ ¡Pobre Vieja!

Consumiendo nosotros un pobre periodismo cobarde y pordiosero alimentamos una práctica que degrada también al que la hace.

Resulta repugnante el acoso al futuro entrevistado transformado en victima.

Al pibe Macarrón le mataron la madre y el padre fue responsable del montaje histriónico que urdió a manera de conferencia de prensa. Debió compartir el discurso paterno que entre otras cosas perdonaba a la muerta ¿Perdonar? ¿Le perdonaban haber vivido? ¿Se arrogaba el padre un rol juzgador? ¿Juzgaba que cosa?
¿Ajeno el hombre a cualquier acto de la esposa? ¿Ajeno? El (pobre) hijo Facundo fue expuesto y Sres. Se sabe el mismo es menor. Menor de edad. Puede ser perseguido penalmente. Pero sigue siendo menor. L padre es responsable por esta situación, entonces decimos Pobre Pibe! Asistimos a una doble victimización. Una lectora de La Voz del Interior dijo “se trata de un chico rico no vá a ser perjudicado… Vaya si este chico no ha sido tocado. Manoseado hasta la impudicia… Y se trata de un menor…

Gracias, muchas gracias por haber leído esta propuesta que si además comparte le ruego contribuya a su difusión

¡Somos todos inocentes hasta que se pruebe lo contrario!


Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar