jueves, mayo 13, 2010

Gvirtz y la policía ideológica del periodismo

El cerebro televisivo de Diego Gvirtz, quien supo crear un estilo en la televisión argentina, está hoy detrás de un proyecto político que le hizo perder toda esa genialidad que supo destellar alguna vez. Con esto no quiero decir que ser funcional al kirchnerismo es malo, ni debe ser tomado como algo peyorativo, sino que la militancia es una actitud que conlleva indefectiblemente -y más aún dentro de la lógica de actual oficialismo- mirar solo una mitad de la realidad. Gvirtz hoy es el jefe de una policía ideológica que se dedica a marca y estigmatizar simbólicamente a quienes no adhieren al proyecto. Y para ello no hay límites éticos, ni deontología alguna que se respete. Es a todo o nada, como dice Néstor, por todos los medios que sea necesario.

Cuando en Perfil.com le otorgamos un derecho a réplica a Florencia Peña y después hicimos una entrevista que tuvo mucho rebote en la que la actriz denunció censura, en "6,7,8", el programa insignia de la guardia panóptica de PPT, se "inventó" una animación para ocultar el logo de Perfil.com y jamás se citó la fuente, a pesar de que se debatió largo y tendido sobre el video. ¿Por qué se censuró la identidad de la información? La respuesta está en la farsa que pusieron al aire, cuando acusaron al CEO de Perfil, Jorge Fontevecchia, con un montaje trucho de una carta de la revista La Semana, en la que pusieron su firma y foto (una actual encima, siendo que la publicación data de 1978). Jamás rectificaron la información.

Sólo se cita lo malo de los medios críticos, jamás lo bueno. Ese costado sólo se reserva para los medios amigos: llámese Página/12, Miradas al Sur, etc. Braman desde el panel de los seis que ningún medio cubrió las marchas, sólo canal 7. Mienten otra vez. Lamento sonar repetitivo, pero me gusta poner ejemplos: Perfil.com fue el primer medio en cubrir la primera marcha a favor de la aplicación de la ley de medios en Plaza de Mayo. Lo único que se nombró en el programa -y se repitió en los otros hasta el paroxismo, esa es la fórmula Gvirtz 2010, copiarse a sí mismo- fue que pusimos que había 10 mil en vez de 15 mil, una cuestión siempre discutible.

Ahora está el tema de "La Nelly", que fue razón de Estado por 48 horas, después de que Aníbal Fernández denunciara que había un mensaje mafioso escondido en la tira. Me tocó escribir la nota, pude hablar con Rubén Mira, me dijo algo, escuché mal y hubo un malentendido ya rectificado, que tanto "6,7,8" como DDD explotaron al máximo, obviando que tanto Mira como Langer habían dicho algo diferente a todos los demás medios que los llamaron después de Perfil.com. "A ustedes los de '6,7,8' siempre los denigran, pero ahora este error lo tomaron como una verdad absoluta", me dijo Mira hoy, cuando charlabamos del tema. Se uso incluso la información errónea para verduguear a Langer, con la ironía poco creíble de Tognetti, quien parecía creer que el mensaje mafioso en la tira era real. Esa fue la sensación que transmitió su entrevista. Dudo que nombren la aclaración que publicamos hoy al respecto, como debe ser. Ya no les es funcional a la defensa ciega del modelo. Para ellos no existe.

Lo mejor de Gvirtz se ve cuando sus programas analizan la televisión sin piedad con nadie, ni gobierno u oposición, ni temas serios o superficiales, ni espectáculo o deporte, ni blanco o negro. Llegan climax televisivo cuando vuelve a tener sentido crítico de verdad, con todo, con todos. Lo mismo corre para el otro costado de esta historia, los medios del Grupo Clarín, América, etc. "Un poco de equilibrio", gritaría Halperín. Una lástima que incluso hoy Televisión Registrada, su alma mater, ya no sea lo que era, sino un "6,7,8" bis. El estilo "Gvirtz" parece policíaco, marca con una actitud "fachoprogresista" lo que debe ser discriminado, señala, ningunea, manipula y muchas veces miente y abusa del poder que supo cosechar (encima medios del Estado -o paraestatales).

Una diferencia hace a todo esto más tragicómico: la policía busca -según establece su misión- cuidar el orden público, Gvirtz y sus subordinado sólo botonear.

Adio!

3 comentarios:

zitarroseando dijo...

y bancatela loco si ustedes hacen lo mismo qe criticas

pablo (palito) dijo...

Llamar lo de Gvirtz "policia" es un poco canallesco. Decididamente, vos haces exactamente lo mismo que lo que criticas, porque sacas de contexto, extraes pedacitos.
Pero esta bien, ser parcial es humano e inexorable. Las quejas son cuando la parcialidad se hace universal para un solo lado, y ahi estan los monopolios, Clarin, La Nacion, Perfil tirando siempre pa'l mismo lado. Sugerir, como hacen algunos, y vos aqui, que incluir dos minutos diciendo algo diferente a lo que el monopolio dice durante 200.000 minutos mensuales, es un acto de balance y equidad es, en si, una bravuconada insultante. Que le pidas equidad a 678 desde Perfil es tomar al lector por boludo.

sanchezabregu dijo...

Estoy de acuerdo con Palito. Lástima que no tengo la misma fluidez que él para expresar; pero lo diré a mi modo. Ahí va. Te está saliendo la gorilada de adentro y no te deja ver lo que hace el monopolio imponiendo un discurso hegemónico y lo que hace 6, 7 , 8 es apenas hacer escuchar una voz entre millares que no tán solo miran para otro lado y no cuentan lo que se hace para los Argentinos sino que mienten descaradamente. Sí, opino que no es tiempo de tibios. Estoy a favor de un modelo y lo apoyo. Le estás batiendo el parche a la derecha con tu actitud sólo le estás siendo funcional.