miércoles, agosto 26, 2009

¿Qué hacemos con los comentaristas?

Este tema no es una boludes, siempre genera debates y asperezas en las redacciones online: ¿qué hacemos con los comentaristas? Esto no es dicho desde una postura elitista que busca desterrar al lector y encasillarlo en la pasividad ante la lectura, sino desde el lugar de alguien que todos los días ve y palpa como un espacio de opiniones se reduce al insulto. Se putea más que en la platea preferencia de la Bombonera, donde la "gente bien" paga por insultar, y escupir a los contrarios.

Este también es un tópico de debate entre los lectores no comentaristas e incluso en los destinatarios de puteadas. Me ha pasado de comentar en viajes que soy de Perfil.com y enseguida me dicen: "Che, los comentaristas se van al carajo con los insultos". A eso le siguen una pregunta si respuesta: "¿Quienes son Acacia y Mimito? (dos comentaristas famosos del portal). O también entrevistados que, después de leer la nota, llaman diciéndome: "Me mataste, cómo vas a poner lo que dijo ese tipo". Es complicado hacer entender que uno no tiene que ver con los comentarios que figuran en las notas firmadas.

En fin, el tema da para el debate y el la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano le dedicaron un tiempo. Acá el video de María Teresa Ronderos, editora de la revista La Semana de Colombia, al respecto:



Adio!

2 comentarios:

Marcelo dijo...

Según el culo...son los azotes. A bancar.

Marta Mena dijo...

Payito!!! hay que poder bancarse a los comentaristas, como vos decìs, si, si he leìdo algùn desubicado que insulta y otras delicias... Pero creo que es parte de esta forma de periodismo on line, es algo nuevo y quizà, simplemente pidièndo màs datos a la hora de poner un comentario, aquel que no aporte nada, pueda echarse atras por no dejar huella de su estupidez. El tema es que hay que bancarse a uno como ese nahuel, que ha opinado sobre tu criterio, pero lo ha hecho, màs allà de la palabrota y el autoritarismo marcado de su redacciòn, y su ideologìa, que no comparto, de todos modos, opinò con cierta altura, digamos, sabe de lo que habla, y simplemente, como bien decìs, ha visto el otro lado de la cosa. Es como el eterno vaso medio vacìo, o medio lleno... La polìtica, siempre tiene estas dos caras y la verdad, ultimamente no busca solucionar nada, sino màs bien, eternizar su juego, es como un ajedrez humano, que mueve tremendas fortunas, pero al pueblo no le aporta nada. Las instituciones se mueven, vetustas, arcaicas, faltas de medios, por su lado, y la polìtica, por otro lado màs parecido al interès personal, a los negocios privados. Todo tiene un final, todo termina, comodice la canciòn, habrà que ver si esta increìble comunicaciòn, hiperopiniòn y todo esto tan nuevo que estamos viviendo, Payito, sirve para algo. Por lo pronto, aguante, periodista nato, que vos tenès lomo para bancàrtelo, estoy segura. Un abrazo enooorme y seguìme explicando las cosas en tu lenguaje claro, preciso y ALTO, y pro sobre todaslas cosas, no nos dejen afuera a los opinòlogos y comentaristas de turno. Ya te invitè a mi blog de cuentos?, si no lo hice lo hago ahora, cuando puedas y tengas ganas de tomarte un cafè y leerte un cuentito, ahì estarè. chaucin, Marta