martes, junio 10, 2008

Cristina... ¿era necesario?



Cristina... ¿era necesario? Por qué cuando promediaba el mejor discurso en sus 90 días de elucubraciones reaccionarias, vanalidades verbales sin sustento y palabras vacías llenas sólo de crispación, tuvo la presidenta que lanzar una ironía en referencia al ex presidente Raúl Alfonsín, quien enfrenta hoy una enfermedad terminal.

Cito textual a la mandataria:
"¿Qué sería un gesto de estadista? Sería, tal vez, decirle a los sectores que más rentabilidad han tenido, en los últimos tiempos, está bien, como durante 90 días cortaron caminos, hicieron lock out patronal, no permitieron que otros argentinos trabajen, encarecieron productos, esta bien hay mucho lío, quédense con todos y vamos a ver qué hacemos el resto de los argentinos. Y lo pensé y digo, podría decirles, entonces, después a todos los argentinos, el Gobierno y el campo están en orden. Feliz día de la Bandera".
¿Era necesario?, repito. Me pregunto si a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuando tenga 83 años y un cáncer de pulmón o de otro tipo, le gustaría que el presidente/a en ejercicio citara, así porque sí, con saña de meter paja en el ojo ajeno nada más, una de sus desafortunadas frases que quedarán en los anales de la política.

¿Disfrutaría que el presidente del 2036, a seis meses de asumir dijera, que un diario le envió un mensaje casi cuasi mafioso, en ironía a una caricatura? ¿Cómo le caería que el mismo mandatario le diga "yuyo" a la soja en alusión a ella y su fallido agrícola? ¿O quizás Cristina de 83 años reiría al oir que alguien dice "el tranvía es el salto a la modernidad", como ella citó hace pocas semanas, desconociendo que el tranvía existe desde 1850?

Si en verdad quiere contribuir a la calidad institucional, debería empezar por respetar al presidente que más ha hecho por la democracia desde 1983 a la época: Raúl Ricardo Alfonsín. O cree Cristina Fernández de Kirchner que sin la piedra refundacional que puso el radical, ella podría haber resistido la amenaza de los tanques. No le fue fácil gobernar a Alfonsín, terminó mal, con hiperinflación y esa frase de Semana Santa del 87 cuando, para que no se derrame sangre de argentinos inocentes, lanzó su tristemente celebre: "La casa está en orden. Felices Pascuas".

Un Raúl Alfonsín que concluyó su mandato antes, en medio del escándalo, pero que jamás tuvo sobre su apellido sospechas de enriquecimiento ilícito, como Néstor Carlos Kirchner y Cristina, investigados desde su paso por la intendencia de Río Gallegos por su pasado oscuro de militancia inmobiliaria en la dictadura.

¿Era necesario?, me pregunto por última vez. Me respondo sólo: usted no puede decir lo que alguna vez maldijo Alfonsín. Lamento decirle: El Gobierno y el campo no están en orden. Feliz día de la Bandera, para nadie.

Adio!

2 comentarios:

Faneliano dijo...

Era necesario dar ese anuncio en cadena nacional? No era algo TAAAN trascendente como para una cadena nacional.

Anónimo dijo...

te felicito,estoy convencido aue sin quererlo mamaste la esencia de la UCR y que el reportaje que te concedio cuando eras estudiante el padre de la democracia calo muy hondo en vos y me haces poner muy orgulloso