lunes, agosto 07, 2006

Benito tu eres

Mi mascota

Image Hosted by ImageShack.us

"Benito"

Benito quiere decir "el bendito por Dios". Paradoja que mi perro lleve ese nombre, siendo yo totalmente ateo, pero bueno, fue una elección de su mamá, mi novia Nevi, que quedó enamorada de ese nombre.
Coincidencias del destino, Benito nació el mismo día que yo, un 4 de mayo, pero en este caso de 2006. Hoy ya tiene tres meses este hermoso Yorkshire terrier que, lejos del refinadisimo manto de pelos que tendrá de grande -si no lo puedo impedir porque no me gustan todos peinados- luce con orgullo sus mechas cortas, sucias y salvajes al viento.

Padre soltero

Image Hosted by ImageShack.us

Benito en el auto

Este pequeño can me trajo suerte en mis exámenes y tambien varios dolores de cabeza. Fui padre soltero durante dos semanas, mientras su mamá estaba de viaje en España. El primer día intente mudarlo de su departamento al mio. En sólo 5 minutos se volvió loco en el nuevo habitat, meo todas las alfombras de la casa, vomito en dos ocasiones y se mando una pequeña cacona en un rinconcito. Desesperados corría por debajo de la silla de la mesa del living, dando vueltas como en una competencia de TC perruno, en la gris carpeta de mi hogar.
Ya habian pasado algunas horas y no se tranquilizaba. Benito mordió todo lo que pudo, incluyendo mis pies, mis manos y especialmente mi cara. No se que tiene con las caras pero les gusta morderlas con una violencia inuscitada, pero que se puede hacer. ¡Es sólo un bebeeeeeeeeeeeeeee!
A las 7 pm nos quedamos dormidos. Yo estaba cansado porque había rendido un final esa tarde y él había visitado al veterinario para una vacuna que lo dejo medio droguis. Imaginense, despues de tan largo día ambos perecimos en los puffs, pero sólo por un rato.
Cuando llegó mi hermano de trabajar, Benito saltó de sus dulces sueños y le empezó a hacerle fiesta (NdeR: hacer fiesta es cuando Benito ve que entra alguien y se pone feliz, se revuelca, salta e intentar lamerlo). Lo único malo de esto es que hizo fiesta pero antes se meó, entonces auto-amasó su pequeño cuerpito en orin calentito, lo que hizo que mi hermano se alejara raudamente. Cosas que pasan.
La noche se había instalado y despúes de comer y hacer la sobremesa llegó la hora de ir a la cama. Generalmente, quienes me conocen saben que me duermo alrededor de las 3 de la mañana, pero por circunstancias extraordinarias -entiendase Benito no paraba de ladrar y en mi edificio no dejan tener mascotas- me fui a descansar.
Mientras intentaba cerrar los ojos Benito lloraba. Pense que quería subir a la cama, entonces, lo subí (que esperaban que iba a decir). Una vez arriba, empezo a correr arriba de mi cubrecama blanco, y de ese color estaba yo ante la latente amenaza de que meara tan casta tela que mi madre cuida tanto. Lo meti adentro de la cama, se fue directo a los pies y comenzó a morder sin parar, lo baje empezo a correr en nuesvamente como en un circuito, pasando por atras de la mesita de luz donde estan todas mis conexiones precarias de luces. Mi cara seguía blanca pero por el miedo de que el perro quedará duro, electrocutado.
Minutos más tarde, ladridos! Finito y chillosos ladridos a la 1 de la mañana. Me quería morir, así que tome la dificil decisión de mudarme temporalmente al departamento ed mi novia.
Agarre todas las cosas de Benito, las meti en dos bolsas grandes y pare un taxi en la calle. Una vez en el depto, el perro de tranquilizó, volvió todo a la normalidad y ¡se durmió antes que yo! Despatarrado en la almohada de la cama de mi novia, Benito amaneció despúes de largas horas de sueño, y yo tambien, con menos horas de sueño que él, despúes de un día largo y agitado.

Los otros 14 días

Image Hosted by ImageShack.us

M´hijo caminando

En las restantes dos semanas reacomode mi rutina diaria de estudio. Cuando dormía en lo de mi novia porque Benito quería que me quedase, a la mañana bien temprano le llenaba el vaso de agua y el plato de copos (NdeR: asi le digo a su alimento balanceado) y venía a m casa hasta la noche. En los días en que dormía aca, en mi depto, almorzaba y me iba a estudiar en el 12 para estar con él.
Al principio era medio molesto porque se quería subir a la mesa todo el tiempo y morder mis apuntes. Despúes gracias a la innumerable cantidad de productos comestibles para perro (palitos, crequetas, quesitos triangulares, patitas de pollo, huesitos, palitos de queso con chicharrones de plastico, etc), cada vez que el pequeño Benito Javier (¡Si le puse mi segundo nombre!) empezaba a ponerse molesto calmaba sus ansias con algún que otro bocadito.
Y así pasaron los días y comence a forjar un lazo muy fuerte con mi perrito. Un "sentido de la paternidad", aunque mi familia se riese porque yo lo llamase así, que me impedia estar lejos de Benito. Esas mañanas al levantarme con el a mi lado, chupandome la cara, y pidiéndome que le rascase la pancita me hicieron Benito-dependiente.

Moraleja

Comiendo en la casa de Nacho en Nordelta

Por todo eso esta larga historia que les cuento en el blog. Espero que les haya gustado, Benito sigue creciendo. Por momento parece la reencarnación del diablo, "un pequeño Dimian" como le decimos con mi novia, pero la mayor parte del tiempo es un angelito.
Ahora que lo pienso mejor quizas el nombre no encierre en si una contradicción, Benito no quiere decir "el bendito por Dios", sino simplemente significa "una bendición" para mi novia y para mi.

VIDEO DE BENITO EN ACCIÓN

2 comentarios:

José Alberto Mostardinha dijo...

Buenos días.
A sido un placer consultar tu blog.
Muy interesante.
Un abrazo,


Nuevo artículo en EG.

Anónimo dijo...

Lo que me reido leyendo tu relato no tiene nombre, lloraba. Entre buscando informacion de la raza y termino siendo un show..Te felicito por tu bebe.