jueves, enero 02, 2014

Hola 2014


Terminó 2013, el que sin mentirles, creo, fue el peor año de mi vida. Me separé después de 11 años de noviazgo, pero conseguí laburo en Clarín, donde la paso bien, me divierto e informo como me gusta. Me cancelaron el casamiento, le había puesto muchas fichas porque estaba enamorado, pero aprendí que por algo pasa lo que pasa. Entrené como nunca y a pesar de eso me rompí los ligamentos cruzados, tuve que operarme y, peor de todo, pagar por la operación. Cosas de la vida. Ahora, estoy rehabilitándome de todo y, como un paso más en la vida, alquilé por primera vez una casa propia. Chiquita, modesta, un monoambiente, que será mi hogar por los próximos dos años. Aprendí que la familia y los amigos son clave: en persona o por un mensajito de texto, siempre te dan ánimo. También que mis perros, mis bebes hermosos, me dan ese amor incondicional inigualable. Dejé un poco de lado este blog, entre libros que escribir (para otros) y proyectos, me colgué. Pero, a pesar de todo, 2013 fue lo que fue y por algo fue así. Nos caemos para aprender a levantarnos, con más fuerza que antes. Ese año me dejó marcas que van a estar siempre conmigo, serán mis estigmas, pero crecí. Sean felices, yo estoy intentando serlo. Lo mejor en este año que empieza!!!

Adio!

1 comentario:

3 Mosqueteros dijo...

Mi 2013 fue una mierda también, y aprendí más o menos las mismas cosas. Vamos por un 2014 mejor, ánimo!